Ofra Amit: «Creo que un ilustrador es ante todo un diseñador»

Written by redaccion on . Posted in Internacional 1 Comment

“Yo siempre supe que quería hacer algo en el campo de las artes visuales. En la Escuela de Arte se hacía mucho más énfasis en diseño gráfico, tipografía, etc,… mientras que la ilustración era un tema bastante menor por entonces, así que como estudiante de arte no sabía que iba a ser ilustradora. Sin embargo, las herramientas y habilidades que he adquirido en los estudios de diseño me han servido de mucho para convertirme en ilustradora. En general, creo que un ilustrador es ante todo un diseñador”.

Son las palabras de la ilustradora israelí Ofra Amit que, en estas líneas, nos cuenta cómo es su trabajo, qué es lo que pretende con él y cuáles son las técnicas con las que trabaja de manera más cómoda”.

“Después de graduarme, encontré un trabajo en una compañía de animación, donde tuve que crear arte y diseño de personajes. No era muy artístico y realmente no se podía desarrollar un estilo personal allí, pero fue entonces cuando me dí cuenta de que la ilustración es a lo que yo me quería dedicar”.

“Bueno, es imposible para mí definir mi propio trabajo, aunque puede ser una tarea fácil para otras personas que lo observan. Sólo puedo tratar de definir mi actitud: creo que se refieren a lo más universal, el tema psicológico. Me concentro más en el mundo interior, el punto de vista subjetivo, y tal vez esto influye en las características de los personajes y otras cosas en mi trabajo. Para ver un ejemplo, por lo general los fondos de mis ilustraciones son abstractos y no muy detallados, y nunca pertenecen a una ubicación física específica o relacionada con una cultura concreta”.

“Creo que cuando trabajas en un nuevo texto, es en cierto modo similar a conocer a una persona nueva. Tienes la oportunidad de conocerla poco a poco, cada vez se van desvelando más sentidos y las revelaciones son también reflejos de su propio ser. (Es por eso que cada ilustrador interpreta el texto a su manera, y esa manera es única). Se trata de una relación intensa y yo quiero que esto quede patente en el trabajo final”.

¿Qué nos puedes contar de tus últimas publicaciones?

“La última fue ‘Bruno, el niño que aprendió a volar’, escrito maravillosamente por Nadia Terranova y publicado de forma excelente por ‘Editore Orecchio Acerbo’, en Italia, hace unos seis meses. El libro trata sobre la vida de Bruno Schulz, el escritor polaco judío (1892-1942), cuya única e intensa escritura ha influido en tantos escritores y artistas de todo el mundo. En él se describe a Bruno como un niño que creció a la sombra de su padre, mentalmente inestable. El padre, que está atrapado en diversas visiones y metamorfosis, ha servido de inspiración para Bruno como un niño, y diseñó su percepción del mundo y su observación única en la vida, como él creció y se convirtió en un gran autor. Fue una gran experiencia para mí trabajar en él, y un gran desafío. Tiene que ver con la locura y la cordura, la soledad y el amor, la muerte y la vida, y el poder del arte y la inspiración. Yo estaba tratando de hacer todo esto en el libro y el reto era mantener todo en equilibrio, junto a las palabras de Nadia Terranova. Estoy muy apegada a este libro”.

“Puedo utilizar pintura acrílica sobre cartón o papel y, a veces añado trabajo a lápiz. También utilizo la técnica del collage a veces, pero en menor medida, por lo general para hacer algún tipo de declaración en relación con la historia”.

Y, ¿cómo es la industria editorial infantil y juvenil en tu país?

“Es un mercado muy difícil. Mucha gente piensa que la escritura para niños es fácil, y el mercado está inundado de muchos libros, y muchos de ellos no tienen un valor literario, por lo que es realmente muy difícil para un buen libro poder destacar. También es un mercado muy pequeño en el sentido de que está principalmente dominado por dos grandes empresas que bajan los precios de los libros hasta el punto de que es imposible ganarse la vida como escritor o ilustrador”.

Cuando le preguntamos a Ofra por los ilustradores a los que sigue, nos cuenta que la lista es muy larga. “Bobi Bobi, Joanna Concejo, Beatrice Alemagna, Pablo Auladell, Olaf Hajek, Emiliano Ponzi, Yoku Shimizu, Sterling Hundley, Gérard Dubois, Gabriel Pacheco… y muchos más. Adoro a tantos ilustradores que no hay suficiente espacio aquí para hablar de todos ellos”.

Trackback from your site.

Comments (1)

  • Jesús Ochando

    |

    Una delicia las ilustraciones de Ofra Amit, arte en estado puro. Si duda la posibilidad de los ilustradores para crear mundo imaginarios o reflejar el mundo real es impresionante. Gracias por darnos a conocer este mundo, enhorabuena¡¡

    Reply

Leave a comment

«El viaje de Lea» de Natascha Rosenberg

Natascha Rosenberg y ‘El viaje de Lea’: “Para este libro quería hacer algo diferente, limitar mi paleta de colores y que el blanco fuera el color base. Quería una cierta economía del color y que eso hiciese que nos centráramos más en los personajes”

Un hombre con una sardina en la cabeza

En este libro-juego de 36 fichas encontrarás imágenes y textos, que solo tendrán sentido si añades tu imaginación. Puedes crear una larga historia, o un pequeño relato. Tres Tigres Tristes trae “¿Qué hace un hombre con una sardina en la cabeza?” de Guridi.

‘Olivia y las plumas’ S. Isern y E. Gili

Susanna Isern y Esther Gili dan forma a ‘Olivia y las plumas’: “Estoy absolutamente fascinada con el resultado. Tanto Cristina Camarena como Esther han sido unas grandes compañeras de viaje y creo que eso se nota en el resultado del álbum”

Contacto

Teléfono:
+34 630 752 372

Dirección:
erranT espacio cowork. Calle Cruz 19b, esquina Calle Verónica de la Magdalena. 18002. Granada. España