Cristina Valero: «Mis ilustraciones son muy raras. Un día una amiga me dijo que dibujaba la imaginación»

Written by redaccion on . Posted in Dibujando un cuento 2 Comments

Cristina Valero nos ha dibujado la entrega número 19 de las historias de nuestra reportera Valentina, en la sección Dibujando un cuento. Hemos hablado con ella y nos ha hablado de sus inicios, de sus ilustraciones, sus ilustradores, y muchas cosas más.

“He dibujado desde pequeña, ya sabes, hija única… Era un buen entretenimiento, y así era como lo concebía. En lo que realmente me dejaba la piel era en escribir, dibujar me gustaba como pasatiempo, pero la escritura era mi meta. Por eso, con diez años, decidí estudiar Periodismo, y ocho años después me matriculé en la UCM de Madrid. En esa ciudad viví seis años. El tiempo pasó y…Bueno, las cosas nunca son como las imaginas, eso es verdad”.

“Comprendí que mi idea de periodismo distaba mucho de la realidad laboral que se presentaba, que, aunque ahora es simplemente inexistente, antes todavía se vislumbraba, o tal vez era una alucinación… Así que, en lugar de enseñarnos el arte de la palabra, nos entrenaron para una absurda y cruenta guerra, la del mercado de la información. Pero mi amor por el periodismo no se perdió, ya que, ante este panorama, hoy más que nunca son necesarios buenos comunicadores. No soy la única que piensa así, creo que todos los que compartíamos esta visión comprendimos que lo mejor era tomar nuestro propio camino, cada uno con sus cosas: Blogs, fotorreportajes,… Internet ha sido la clave de todo. Yo, en ese momento, recordé que dibujaba”.

“Fue cuando descubrí los libros de Joe Sacco sobre Palestina y empecé a interesarme (por no decir obsesionarme) por el cómic periodístico. En mi último año en Madrid hice un año de Ilustración Editorial en la ESDIP, aprendí mucho. Luego me mudé a Granada, me refugié allí dos años, sin dejar de dibujar y de buscar prácticas o trabajo. Lo primero se me dio mejor que lo segundo, no está el horno para bollos”.

“Mis ilustraciones son muy raras. No todas, pero algunas son raras de narices. Un día una amiga me dijo que dibujaba la imaginación, pensé: ‘’Vaya, eso es estupendo, dibujar la imaginación ¡ni más ni menos!’’. Me hizo mucha gracia, pero no es lo que pretendo. Lo que de verdad intento es reflejar todo lo que yo me imagino, y no siempre lo consigo, me queda mucho por aprender. Pero puedo decir que dibujo lo que me apetece, hay veces que pienso o leo sobre un momento de la Historia y me imagino un instante concreto y lo hago, como en ‘Un voto’ donde una mujer es detenida por manifestarse por su derecho al votar…Otras, fantaseo con situaciones que de vivirlas me harían gracia, como una madre y un niño disfrazados de kiwis, de la mano, y la madre aleccionándole sobre que los kiwis son fruta muy sofisticada…Escuchamos que se les dice a los pobres niños tantas tonterías …Creo que en eso pensaba cuando dibujé ‘El Disfraz’. Sé que hay gente que comprende muy bien lo que trato de expresar en mis dibujos, los demás, simplemente, tienen salud mental”.

“Ilustrar ha sido para mí una especie salida de emergencia, en un viaje largo en autobús o en una clase interminable siempre podía sacar mi pilot 0.4 y desaparecer. Por eso creo que me gusta tanto entintar, el claroscuro, el efecto de grabado…Con los colores casi siempre hay guerra, pero me gusta la acuarela, es muy decorosa”.

“¿Dónde han acabado mis dibujos? Bueno, en primer lugar adornando los frigoríficos y paredes de mis amigos y el salvapantallas de mi madre. Pero también he trabajado por encargo, pintando murales, óleos, camisetas, bolsos…Y este año, la revista digital ‘’La Huella Digital’ publicó mis cómics sobre ‘Project Censured’, que ilustran las noticias más censuradas del 2010-2011. También participé en la exposición ‘Arte Apart5’ que organizaron los chicos de la asociación ‘Luz de Carburo’ en La Carolina, que es mi pueblo, hay mucho talento ahí. Ahora estoy aprendiendo a tatuar, como ves, he encontrado un medio para publicar bastante bueno…y definitivo”.

“Mi idea es hacer cómic periodístico. Por supuesto, la meta es publicar, poder vivir de ello, pero por ahora me conformo con encontrar algo que me dé el dinero suficiente para poder viajar y empezar a investigar. Me interesa mucho la utilización del arte como forma de activismo informativo, y los cómics son difíciles de censurar. Así que mi proyecto inmediato es encontrar la manera de financiar el siguiente proyecto, de ahí lo del tatuaje”.

“En cuanto a las Nuevas Tecnologías, no sé. Nunca sé qué contestar porque mi primera reacción ante otro invento nuevo que viene a salvarnos la vida por enésima vez es de reticencia pero luego lo acabo utilizando, porque si no, te quedas fuera. La tecnología es muy chula, pero si te niegas a seguir su ritmo es capaz de dejarte obsoleto… En todo caso, cualquier medio que sirva para el libre intercambio de información y cultura siempre me parecerá bienvenido, y necesario… Y las tabletas gráficas en las que dibujas directamente son una pasada. Aún así, soy de las que necesitan tener un libro para leer un libro”.

“Mis ilustradores son muchos, Brian Bolland, Miguel Brieva, Shaun Tan, David LLoyd, Robert Crumb, Moebius, Joe Sacco, Lecureux, El Roto, Quino…Recientemente encontré a este tipo: Waldemar Kazak, me ha robado el corazón. Y los chavales Amir y Khabil, del cómic ‘El Paraíso de Zahra’ que bajo pseudónimo han denunciado graves abusos de la dictadura iraní me merecen un templo. Recomendaría esa novela a todo el mundo”.

Trackback from your site.

Comments (2)

  • lydia

    |

    No perdais de vista a esta chica; tiene la capacidad de sorprender, las ganas de aprender y de que aprendamos un poco más cada día y sobretodo el talento para triunfar.

    Reply

  • elena

    |

    Originalidad, valentía y talento a raudales. Tres cualidades innatas que se complementan con la formación, el entusiasmo por lo que hace y la capacidad de compromiso adquiridas con su educaciòn y sus estudios universitarios. Ahí está para quien quiera verlo….

    Reply

Leave a comment

«El viaje de Lea» de Natascha Rosenberg

Natascha Rosenberg y ‘El viaje de Lea’: “Para este libro quería hacer algo diferente, limitar mi paleta de colores y que el blanco fuera el color base. Quería una cierta economía del color y que eso hiciese que nos centráramos más en los personajes”

Un hombre con una sardina en la cabeza

En este libro-juego de 36 fichas encontrarás imágenes y textos, que solo tendrán sentido si añades tu imaginación. Puedes crear una larga historia, o un pequeño relato. Tres Tigres Tristes trae “¿Qué hace un hombre con una sardina en la cabeza?” de Guridi.

‘Olivia y las plumas’ S. Isern y E. Gili

Susanna Isern y Esther Gili dan forma a ‘Olivia y las plumas’: “Estoy absolutamente fascinada con el resultado. Tanto Cristina Camarena como Esther han sido unas grandes compañeras de viaje y creo que eso se nota en el resultado del álbum”

Contacto

Teléfono:
+34 630 752 372

Dirección:
erranT espacio cowork. Calle Cruz 19b, esquina Calle Verónica de la Magdalena. 18002. Granada. España