Alicia Suárez: «Todos los niños deberíamos vivir y recordar las bibliotecas de nuestra infancia. Con esa intención nace “Nicolás va a la biblioteca” un proyecto para luchar por la inclusión, para que todas las bibliotecas sean bibliotecas inclusivas»

Written by redaccion on . Posted in Sin categoría No Comments

Alicia Suárez Nicolás biblioteca

La biblioteca facilita el acceso a muchos servicios relacionados con la lectura y el conocimiento. En una inclusiva no deberían existir barreras físicas ni de comunicación. Con la ayuda de los pictogramas, Nicolás disfruta «día a día» de muchas actividades. Así nos presenta Kalandraka este álbum ilustrado, ‘Nicolás va a la biblioteca‘, con texto de la Asociación de Tratamiento del Autismo (BATA) y con ilustraciones de Alicia Suárez. Con ella hemos charlado un poco más sobre su trabajo para este libro.

¿Cómo nace esta historia? Alicia Suárez: «Es el tercer álbum de la colección “Día a día” línea complementaria de la colección Makakiños de la editorial Kalandraka en colaboración con la asociación Bata, especializada en realizar acciones para mejorar la calidad de vida de las personas con espectro autista y a sus familias. Esta colección facilita la lectura gracias a los pictogramas que refuerzan la comprensión. En este tercer álbum teníamos que hacer que Nicolás visitase una biblioteca inclusiva, una biblioteca sin barreras ni dificultades. Tendría que ser un derecho de todos los niños, el poder disfrutar de una institución cultural como es una biblioteca».

Alicia Suárez Nicolás biblioteca

«Echo la vista atrás y visualizo las bibliotecas de mi infancia -continúa Alicia Suárez-. La de mi escuela, perfectamente organizada y ordenada gracias a una maestra bibliotecaria que cuidaba con mimo los libros y que se rodeaba de alumnos colaboradores, a los que trasmitía su amor por los libros. También recuerdo la antigua biblioteca de mi ciudad, Pontevedra, a la que se accedía por un escalinata de piedra flanqueada por los esfinges que parecían a mis ojos de niña ser las guardianes del misterio, de la sabiduría y de la magia que encierran los libros. Y es que la biblioteca es la patria de la infancia y todos, absolutamente todos los niños, deberíamos vivir y recordar las bibliotecas de nuestra infancia. Con esa intención nace “Nicolás va a la biblioteca” un proyecto para luchar por la inclusión, para que todas las bibliotecas sean bibliotecas inclusivas».

¿Qué encontrarán los lectores en sus páginas? «Una biblioteca sin barreras físicas ni de comunicación, y aparte es una guía que nos mostrará un montón de servicios y beneficios de nuestras bibliotecas. En la biblioteca además de poder coger libros en préstamo, también podemos disfrutar de sesiones de cuentacuentos, visitar exposiciones, leer revistas y periódicos, y nos explica los pasos a seguir para el buen uso de las instalaciones, desde el saludo inicial a nuestra bibliotecaria, a cómo realizar los préstamos, encontrar y seleccionar una lectura. También nos explica la utilización del carnet de la biblioteca, las normas, los plazos de préstamo que nos indican el día de regreso a la biblioteca, porque a la biblioteca siempre debemos volver y siempre con nuestro carnet. Un carnet que tienen que tener todos los niños, porque es el pasaje al mundo de la lectura, un mundo plagado de duendes, de hadas, de personajes que nos adentran en el mundo de la fantasía y de los sueños que serán la base y los cimientos que harán de los niños adultos lectores», asegura Alicia Suárez.

Alicia Suárez Nicolás biblioteca

¿Cómo ha sido trabajar en un proyecto con estas características? «Tanto en este álbum como en los anteriores de la colección para mí ha sido muy satisfactorio poder contribuir a crear libros de fácil lectura y ayudar a romper barreras de incomunicación, estimulando el camino de la lectura. Hace unos días mi hija pequeña llegó del colegio y me explicó que esa semana le había tocado ser “facilitadora“ para los compañeros de su mesa, otro sería el portavoz, otro secretario, otro cronometrador y otro portavoz, en próximas semanas rotarían sus papeles. Lo del término de facilitadora me encantó, porque todos podríamos en cierto sentido ser facilitadores. Al ilustrar estos libros, tan especiales para mí, me siento facilitadora de contenidos para niños con Tea y debo intentar en todo momento que las ilustraciones sean lo más explicativas posibles, que trasmitan bien y ayuden al texto y con ello a la lectura. Disfruto, como mi hija esta semana, del placer de ser facilitadora».

¿Qué dirías que tienen de singular tus ilustraciones para este proyecto? «Qué todas ellas animan a la lectura. Lo importante de este proyecto son los LIBROS, la lectura y todo aquello que nos anime a leer, como un cartel del día del libro, una exposición de cuentos clásicos, una mascota de la biblioteca que nos anima a ir y abrir un libro, un cuentacuentos que nos engancha con ese libro o cuento que nos encanta o un libro pop up que nos despliega en un simple gesto de pasar la hoja una ilustración fantástica que se sale de los límites del libro clásico».

Alicia Suárez Nicolás biblioteca

«Hay en este álbum un pequeño juego con las letras de la palabra “LIBROS” -nos revela Alicia Suárez-. Así en la primera guarda y en la contraportada Nicolás lee sentado sobre una letra L y una letra S, y en una ilustración interior aparecer las seis letras de la palabra “Libros” desordenadas, pero esto es solamente un juego que me permito, y lo importante es precisamente lo que en esa ilustración está desordenado y no se lee con facilidad “LOS LIBROS”. 

¿Con qué técnica trabajaste? Háblanos del proceso de elaboración de este álbum. «Trabajo con gouache porque me permite trabajar, gracias a sus características, con el color intenso, sólido y brillante que hace que las ilustraciones tengan colores planos y limpios, que es lo que busco. Hay dos partes en el proceso de creación, en la primera dibujo a lápiz el álbum en una libreta que llevo conmigo a cualquier lado, esa parte del proceso lo puedo llevar a cabo en cualquier sitio, en el parque o en la playa, y luego está el proceso de color que es más minucioso, lo realizo con pequeños pinceles y los tiempos de trabajo son más prolongados».

Alicia Suárez Nicolás biblioteca
bst

¿Qué he aprendido con este libro? «Este proyecto ha sido creado a partir de la idea de Antonio Zorrilla Salgado, bibliotecario de Vélez Málaga. Su experiencia en biblioteca le hizo darse cuenta de la necesidad de ayudar en la inclusión de su propia biblioteca por medio de pictogramas fáciles y explicativos que ayudan al lector a moverse fácilmente por la biblioteca y encontrar el libro que buscas. Vio claro que tenía que ser Nicolás el que nos ayudase en este proceso, y entre todos ayudamos -afirma Alicia Suárez-. He aprendido que es importantísimo trabajar con la experiencia de los profesionales, en este caso con la de un bibliotecario, ya que es uno de los personajes del álbum, y también con la experiencia y colaboración de los profesores de la asociación Bata, que conocen perfectamente las necesidades de las personas a las que va dirigida esta colección».

Trackback from your site.

Leave a comment

«El viaje de Lea» de Natascha Rosenberg

Natascha Rosenberg y ‘El viaje de Lea’: “Para este libro quería hacer algo diferente, limitar mi paleta de colores y que el blanco fuera el color base. Quería una cierta economía del color y que eso hiciese que nos centráramos más en los personajes”

Un hombre con una sardina en la cabeza

En este libro-juego de 36 fichas encontrarás imágenes y textos, que solo tendrán sentido si añades tu imaginación. Puedes crear una larga historia, o un pequeño relato. Tres Tigres Tristes trae “¿Qué hace un hombre con una sardina en la cabeza?” de Guridi.

‘Olivia y las plumas’ S. Isern y E. Gili

Susanna Isern y Esther Gili dan forma a ‘Olivia y las plumas’: “Estoy absolutamente fascinada con el resultado. Tanto Cristina Camarena como Esther han sido unas grandes compañeras de viaje y creo que eso se nota en el resultado del álbum”

Contacto

Teléfono:
+34 630 752 372

Dirección:
erranT espacio cowork. Calle Cruz 19b, esquina Calle Verónica de la Magdalena. 18002. Granada. España